Las medidas globales contra Rusia impactan sobre la economía argentina: ¿qué puede pasar con el precio de la nafta?

0
34

Desde el sector piden aumentos en los surtidores. No descartan problemas de abastecimiento si el conflicto bélico recrudece.

La guerra entre Rusia y Ucrania impactó sobre el precio del petróleo y ya se empezaron a sentir los primeros coletazos en la economía argentina. El atraso de precios creció un 15% desde el inicio del conflicto y se posicionó en una brecha del 45%. Además, la demanda de combustible aumentó en las provincias que limitan con otros países por la diferencia que tienen en el valor de la nafta.

Hay versiones encontradas entre los especialistas del sector respecto a un posible desabastecimiento, pero se mantienen firmes respecto a la necesidad de incrementar los precios de los combustibles. Lo cierto, y en lo que coincidieron las fuentes consultadas por A24.com, es que la situación del sector es crítica.

Combustible: ¿cuál es la situación del sector en Argentina?

Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), indicó en diálogo con A24.com que «el conflicto bélico afecta aún más a un sector que viene golpeado y sobreviviendo desde la recesión de 2018».

«La actualización de precios dispuesta en febrero significó un alivio para las compañías petroleras, pero la disparada del precio del petróleo a nivel internacional complica nuevamente el panorama y amplía la brecha. Pasamos de un atraso del 30% a uno del 45%. Esta situación ejerce una fuerte presión sobre las petroleras y los precios en los surtidores», detalló.

Por su parte, Hernán Landgrebe, secretario de la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (Fecra), señaló que la diferencia de precios entre Argentina y los países aledaños es un problema para las estaciones que se encuentran en ciudades limítrofes. «Por la diferencia que existe en los precios, se les disparó la demanda y muchas veces no logran abastecerla», afirmó.

Raúl Castellanos, Cámara de Empresarios de Combustibles, contó que las ventas se duplicaron porque hay muchos extranjeros que cruzan a cargar nafta, o llegan con bidones para llenarlo y venderlo en su país más caro.

Un dato a tener en cuenta es que en estas jurisdicciones, salvo en Bolivia, el precio es doble o el triple que en Argentina. Desde Cecha sostuvieron que «no hay que llegar a esos valores, pero es necesario definir un reacomodamiento para preservar y sostener a la industria. En este contexto, es clave mantener un equilibrio entre sueldos e inflación para poder hacer frente a los costos del sector y que no se provoquen distorsiones».

Desde Fecra también se manifestaron en este sentido al confirmar que «en cuanto a los precios la industria necesita urgente un aumento. Nosotros, como estaciones de servicio, tenemos paritarias a partir del mes de abril y se va a hacer muy difícil dar mejoras salariales sin aumentos en los surtidores«.

La bifurcación de opiniones surge respecto a cómo afecta la guerra entre Rusia y Ucrania al abastecimiento. Bornoroni no descartó que si el conflicto bélico se recrudece, se traduzca en falta de acceso a combustibles. En tanto, Landgrebe fue más positivo: «No creo que lleguemos a tener ese problema. La producción de crudo de Rusia es el 25% a nivel mundial y Argentina no depende de esa producción».

Castellanos indicó que en la medida que se mantenga un equilibrio entre lo que paga la refinería, y por ende, en lo que cobran los productores de petróleo el problema no sería tan grave. Sin embargo, alertó que lo que sí afecta son los cupos que establecieron las compañías petroleras a las estaciones de servicio. «Muchas se quedan cortas sobre todo en el gasoil común. Cuando llegan al límite impuesto, no pueden vender más», graficó.

¿Cómo afecta la guerra entre Rusia y Ucrania al precio del combustible?

Alfredo Schclarek Curutchet, economista e investigador asociado de Equilibra, explicó a este medio que las sanciones que Occidente aplicó a Rusia «no incluyen justamente los pagos de gas y petróleo, porque Europa es muy dependiente».

Específicamente, respecto a la prohibición de importar petróleo desde Rusia a Estados Unidos, que anunció el presidente, Joe Biden, detalló: «Es una sanción poco testimonial porque tienen superávit de este producto, y entonces, no compra. Perotodo esto genera incertidumbre y lógicamente subieron muchísimo los precios. Fundamentalmente porque Alemania y Europa salieron a comprar gas y petróleo no ruso para disminuirles las compras y eso ha presionado sobre los precios internacionales».

Vale recordar que Rusia es uno de los grandes exportadores de petróleo. El economista indico que «si bien hay otros grandes, al ser muy grande los países de Occidente no pueden dejar de comprarle de un día para el otro porque les será es muy difícil que encontrar a otro actor que este dispuesto a venderle a ellos cantidades tan grandes».

Y señaló que la suba de los precios internacionales no van a afectar mucho a Argentina. «Producimos y lo que tenemos tiene un precio regulado interno de 65 dólares. La escalada internacional no debería afectar a los surtidores. En lo único que si va a afectar es si Argentina importa petróleo o gas para el invierno«.

Como contracara, Aldo Abram, economista y Director Ejecutivo de la Fundación Libertad y Progreso, sostuvo que «no es un tema de si tenemos producción propia o no, sino en que cotizan las cosas y todo lo que se puede importar o exportar cotiza en dólares. Aunque el Gobierno decida controlar los precios, el empresario que puede exportar a un precio no te lo van a vender más bajo a vos. Van a optar por invertir en otro lugar».